Para todas y todos, hay JUNGLA

29 Abr 2022 | ¿Cómo se hace?

¿Quién dijo que la comida vegana es solo para veganos? Si es que en algún momento se pensó eso, las y los fundadores de JUNGLA quisieron marcar la diferencia y pensar en un emprendimiento entretenido, rico y para todo el mundo. Este valor, es una de las claves de su éxito.

Todo comienza con cinco amigos, un sueño y un concepto: comer rico, pasarlo bien y disfrutar en torno a una mesa. Pero como todo en la vida, la realidad hace lo suyo y muchas veces los sueños tienen que cambiar, lo que no quiere decir que esto sea para mal. Antes de que JUNGLA fuese la reconocida marca de dulces veganos, el objetivo era otro: estos cinco amigos querían hacer un restaurante vegano, con un estilo único, que invitara a las personas a disfrutar de tragos entretenidos y una comida basada en plantas.

Durante el 2018, Andrea Tapia, cofundadora de JUNGLA, viajó por el mundo junto a otro de los fundadores del proyecto, buscando sabores y referencias veganas, para que una vez en Chile, comenzaran a hacer andar su proyecto. Sin embargo, este no funcionó, llegó la pandemia y con ella, la necesidad de reinventarse y pensar en un emprendimiento que pudiese existir en estos nuevos tiempos. Así nace la marca de productos dulces y veganos que la rompe en el mercado.

“Rápidamente tuvimos que adaptarnos y entender el mercado, a los clientes, qué querían y necesitaban. Subirnos al carro de negocios pandémicos y agarró harta fuerza, pero fue un desafío gigante”, menciona Tapia, quien ya contaba con experiencia en el camino del emprendimiento. Por lo mismo, se alegra cuando ve que el trabajo da frutos y que a la gente le gusta lo que hace y que es realmente una solución para muchas personas.

“Como emprendedora tengo la visión de crear soluciones que generen valor. Y cuando creas un proyecto que logra esto, donde ves que los clientes lo agradecen, y además yo como vegana, entiendo el valor que tiene comer cosas ricas, que no son desabridas, es gratificante”, menciona la cofundadora de JUNGLA.

Parte de las alegrías dentro de este camino, se deben también a los hitos de crecimiento. Por ejemplo, cuando se cambiaron a una cocina más grande o cuando van a una cafetería o almacén y se topan con sus productos. Porque hoy, JUNGLA está presente en más de 40 cafeterías en Santiago, almacenes y emporios.

“Estamos llegando a lugares donde no pensamos que íbamos a llegar. No sabíamos que cuando te fueras a tomar un café, podías pedir una Almond Cookie. Ha sido súper gratificante ver que la gente pide nuestros productos en los locales y preguntan por JUNGLA”, dice Tapia.

Y es que el crecimiento ha sido rápido y sostenido, comenzaron vendiendo en su sitio web y hoy además de mantener ese servicio, también distribuyen sus productos en diferentes lugares. De alguna forma, lograron cumplir su primer sueño: reunir a las personas en torno productos veganos, ricos y entretenidos. Además de la calidad de sus productos, esto también se debe a que han visto el interés de dueños de locales comerciales, en tener opciones veganas entre su stock.

Ahora bien, la propuesta es que sus dulces y productos no solo sean consumidos por personas veganas, sino más bien, por cualquier persona que quiera disfrutar de una rica galleta, alfajor o queque, entre otras cosas. Especialmente ahora que empieza el frío del invierno.

¿Qué se viene para este año? Andrea Tapia comenta que hay varios desafíos, pero el primero tiene que ver con lograr la rentabilidad del negocio, que JUNGLA sea sustentable económicamente. Pero también, “llegar a más regiones de Chile, democratizar el veganismo y que desde Arica a Punta Arenas la gente pueda probar nuestros productos”, cierra Tapia.

Datos relacionados