X

LA IMPORTANCIA DE UNA BUENA HIGIENE DENTAL

Tener una mala salud dental tiene consecuencias como caries, mal aliento, inflamación de las encías, entre otras, también puede afectar de manera negativa a la autoestima y a la capacidad de comunicación.

Es importante seguir ciertas rutinas saludables para conservar una buena higiene bucal que permita prevenir el mal aliento y otras posibles enfermedades. Para ello, hay que seguir ciertos procesos que mantengan sanos los dientes, las encías, la lengua y la boca en general, ya que ésta es la parte más importante de las que intervienen en el sistema digestivo.

Por tanto, si al procesar los alimentos se produce una molestia, la salud física de la persona también se podría ver afectada, lo que podría dañar incluso a su autoestima. Este círculo vicioso podría evitarse siguiendo las costumbres propias de cualquier persona preocupada por cuidar su salud y su aspecto.

RECOMENDACIONES

  • Cepillarse los dientes por lo menos dos veces al día durante dos o tres minutos, por la mañana y antes de acostarse.
  • Usar hilo dental diariamente para eliminar la placa de los lugares a los que no puede llegar su cepillo de dientes. Esto elimina la placa, que puede provocar daños en los dientes, en las encías y en el hueso circundante.
  • Usar una pasta dental que contenga fluoruro, que ayuda a prevenir el deterioro de los dientes y la formación de caries. Pregúntele a su dentista si usted necesita usar un enjuague bucal con fluoruro o uno con ingredientes que combatan la placa.
  • Lleve una dieta saludable para proporcionar los nutrientes necesarios (especialmente las vitaminas A y C), para prevenir la enfermedad de las encías.
  • Evitar los alimentos que contienen mucha azúcar, ya que ésta ayuda a que la placa bacteriana aumente.
  • Evite el cigarrillo y el tabaco sin humo, los cuales son conocidos por contribuir a la enfermedad de las encías y el cáncer en la boca.
  • Visitar al dentista con regularidad para limpiezas y exámenes. Esta es una de las maneras más efectivas para detectar los primeros síntomas de la enfermedad de las encías. Muchos dentistas recomiendan hacerse una limpieza dental profesional cada seis meses.
  • Realice la limpieza de la lengua. Puede usar un limpiador de lengua o un cepillo de dientes con cerdas suaves, con movimientos suaves de atrás hacia adelante.

“El no cepillarse los dientes favorece la acumulación de la placa bacteriana, que a su vez genera unos ácidos que van erosionando el esmalte para finalmente dar paso a las caries”