X

Latest News

Nuevos padres, nuevos hijos, nuevas formas de educar

Priorizando la felicidad de sus hijos y el aprendizaje integral, los papás de hoy están optando por maneras alternativas de enseñanza. Escuelas libres, homeschooling o unaschooling son parte del fenómeno que ya siguen figuras como Sandra Bullock o Uma Thurman.

Las formas tradicionales de educar se sustentan en paradigmas que no nos van a servir para las formas futuras de trabajo. No me puedo imaginar qué tipo de empleos, de empresas van a existir de aquí a 10 años. No soy capaz”. Así comienza explicando el coach y speaker internacional, Oscar Cáceres, por qué junto a su mujer decidieron no enviar a su hijo Lucas (5) al colegio. “Ponen el foco en la competencia y yo creo que caminamos hacia la colaboración. Se sustentan en aprobar y no en aprender, forman empleados y no emprendedores. Todavía están creando chiquillos para la era industrial, que corresponde al siglo pasado”, argumenta sobre su opción de mezclar homeschooling con la participación del niño en grupos antroposóficos. “Hay que meter a los chicos en la consciencia de que somos constructores de nuestros propios mundos”, destaca.

Sin-título-3
Oscar pertenece a un cada vez más creciente número de padres que, motivados por el afán de que sus hijos crezcan de manera integral y reciban el aprendizaje como una experiencia holística, alegre y acorde a sus propias características; han optado por maneras alternativas de formación que van desde los ya conocidos sistemas Kumon, Waldorf o Montessori, hasta educación en el hogar o aprendizaje por experiencia como estilo de vida. Una tendencia que ya cuenta con varios casos en Hollywood como Uma Thurman, Sandra Bullock, Jennifer Aniston y Anna Paquin.

“Yo quiero que mi hijo tenga contacto con el arte, con las cuestiones trascendentes de la vida, quiero a mi hijo pensante. Quiero que sea apasionado por aprender, no obligado a aprobar. Es la forma original de enseñanza, los grandes genios de la historia hicieron homeschooling (…) Invitaría a los docentes a mirar lo que está pasando en el mundo. Hay propuestas como la biografía humana, el mismo coach, la programación neurolingüística que nos están diciendo Observemos cómo pensamos. Tenemos que mirar los procesos de aprendizaje de una manera diferente”, subraya.

Sin-título-1
ESCUELITA LIBRE Y FELIZ

Fue por su nieta, Canela, que María Verónica Rodríguez se decidió a implementar en 2012 la metodología que venía desarrollando desde el año 2000. Como profesora de educación básica, magister educacional y doctora en gestión y políticas educativas, con largos años de trabajo en el sistema formal, consideraba que no había posibilidad de cambiar el paradigma desde dentro y, enfrentada a la necesidad de escolarizar a la pequeña de tres años 8 meses, se animó a partir. “Abrí la casa, puse dos sillas, una mesa y empezamos mi nieta y yo”, recuerda sobre los inicios del Método Lefebre Lever de escuelitas libres y felices, que actualmente cuenta con 36 sedes a lo largo del país.

“Esto parte como un reconocimiento a la nueva infancia. Características que siempre han tenido los niños, pero el sistema tradicional las fue opacando. Rutinas tan absurdas como que se pongan de pie cuando entra un adulto, que deban sacarse el gorro dentro de la sala aunque haga frío, que las niñas usen falda cuando quisieran ponerse pantalón. Esas y tantas otras cosas fueron matando el sentido de la creatividad, de la imaginación, la capacidad de inferir, proponer e investigar el sentido de la vida”, explica.

Basados en el concepto de co-crianza (familia y escuela deben ir de la mano en la formación del niño por partes iguales), este sistema busca un espacio pequeño, con características de casa, donde un grupo reducido de niños (no más de 20) trabajan pilares como el respeto al cuerpo, su capacidad de investigación científica y filosófica, haciendo uso de terapias complementarias como el yoga y la meditación.

“Tenemos varios ejes clave, como que no existen las notas. Las matemáticas solidarias que tienen que ver con una mirada. No decimos Si a 10 le quito 8, decimos Si tengo 10 y regalo 8 ¿cuánto me queda para seguir compartiendo? Los niños y las niñas pertenecen a la sociedad, es entonces a la sociedad completa a la que le concierne hacerse cargo de su crianza”, refuerza quien es también directora de la casa matriz ubicada en Villa Alemana y donde se desempeñan junto a otras mediadoras, con una antropóloga y una terapeuta ocupacional.

Aunque aún no cuenta con su primera generación de egresados, sí se somete a la evaluación del Ministerio dado que los niños deben rendir exámenes libres para validad sus conocimientos. En esos parámetros, el 90% ha obtenido el total de logros (7) y el 10% restante lo que en notas significaría un 6,8. “Entregamos herramientas para que el niño pueda autorregularse, contenerse, asumir consecuencias de la vida, ser capaces de investigar. El gran objetivo es transformar la ética de convivencia humana en espacios amigables, solidarios, respetuosos, amorosos, constructivos y felices”.