X

Latest News

Plasmage: El revolucionario procedimiento sin cirugías que llega a Chile

Se trata de una innovadora tecnología al plasma que provoca la retracción auténtica de la epidermis sin intervenciones invasivas. Puede ser utilizado para borrar arrugas, acné, verrugas, cicatrices, estrías, entre muchos otros tratamientos estéticos. Lo mejor! Es que los resultados pueden verse luego de sólo una sesión de Plasmage.


El contorno de ojos es una de las zonas más delicadas de nuestro rostro, y que más preocupa a mujeres y hombres debido a las líneas de expresión, ya que allí se concentran los principales signos de envejecimiento. Las arrugas, patas de gallo, bolsas, ojeras y la flacidez de los párpados, son algunos de los principales problemas, pero, además, se suman cicatrices, estrías, fibromas, marcas de acné y otras marcas en diferentes partes del rostro y cuerpo.

Esto genera que muchas personas busquen tratamientos alternativos que constan de varias sesiones para ver resultados o quizá opten por un lifting de parpados, por ejemplo, para rejuvenecer definitivamente la mirada. Sin embargo, existen tratamientos avanzados, no invasivos, que son capaces de combatir todos estos inconvenientes actuando sobre el rejuvenecimiento en general de la piel.

Este es el caso de Plasmage, una tecnología de plasma al servicio de la medicina estética, que está revolucionando el mercado de la belleza. Clínica Bioestétika ha incorporado esta novedosa herramienta para realizar microcirugía en la piel con plasma fraccionado y realizar microcirugías no ablativas. “Está indicada para realizar blefaroplasma, que es la eliminación de la piel no deseada, como en el caso de los párpados sin cirugía. Elimina además arrugas alrededor de los ojos y de la boca, manchas de envejecimiento, para tratar fibromas, lentigos, cicatrices, estrías, lunares, verrugas, queloides y marcas de acné, entre otros”, explica Claudia Villagrán, socia directora de Clínica Bioestétika.

Cómo funciona el equipo paso a paso

Plasmage trabaja en la superficie de la piel.  Se marca la zona a tratar siguiendo las líneas que se desean eliminar. Se pasa el manípulo con la aguja específica por encima y por debajo de la arruga, en forma de triángulo y en zigzag para favorecer la retracción de la piel.

“La aguja emite un potente haz de luz capaz de generar plasma frío que cuando se acerca a la piel crea un campo de energía que causa la sublimación, es una vaporización del agua del tejido localizada sin dañar los tejidos adyacentes. A diferencia de la radiofrecuencia, la retracción es permanente y se ven los resultados en la primera sesión, sin la necesidad de esperar mucho tiempo ni de aplicar en reiteradas ocasiones. Lo mejor es que el tratamiento no es doloroso, solamente se aplica anestesia tópica en crema”, añade Claudia Villagrán de Clínica Bioestétika.

cuidados-piel-rostro-a-tu-saludLos Resultados

Los tejidos superficiales se evaporan, las imperfecciones se eliminan al instante o gradualmente, pero de forma notoria y los resultados se perciben inmediatamente después del tratamiento. Normalmente, con una sola sesión es suficiente, pero en algunos casos sería necesaria alguna más, con intervalo de un mes.

Ventajas con respecto a otros tratamientos

  • Es el primer equipo médico de plasma fraccionado, no ablativo, dando la oportunidad a la piel de mantener su temperatura evitando el sobrecalentamiento.
  • Es práctico, cómodo y preciso.
  • Tiene cuatro modalidades distintas de fraccionamiento de la energía para tratar todos los tipos de piel y evitar la hiperpigmentación.
  • En comparación con la blefaroplastia convencional, es un tratamiento menos invasivo, más rápido y con un tiempo de recuperación más corto, con Plasmage además de retraer la piel, se tratan las arrugas periorbitales y es más económico que la cirugía.