X

MASCOTAS LONGEVAS

TIPS PARA CUIDAR SU SALUD

Las necesidades nutricionales de las mascotas varían según la edad. Los cachorros tienen requerimientos distintos a los adultos y a las mascotas ancianas. En esta última etapa, los animales de compañía experimentan cambios a medida que se acercan al final de su vida. Por esta razón, es importante cuidar su salud y para ello es necesaria una dieta balanceada y preocuparse de su actividad física.


Cuando un perro o un gato, tiene una edad avanzada se comienzan a observar ciertos cambios. “Tienden a jugar menos, debido a que sus articulaciones están más sensibles, pueden pasar más tiempo durmiendo, sufrir cambios de peso o problemas cognitivos como pérdida de orientación”, explica Carolina Figueroa, médico veterinario de Royal Canin.

CUIDADOS PARA MEJORAR EL BIENESTAR DE UNA MASCOTA:  

ACTIVIDAD. Esto ayudará a mantener su peso ideal y le permitirá estimular sus reflejos, aunque es importante buscar actividades adaptadas a su edad, menos extensas y más frecuentes.

AMBIENTE. Principalmente cuando tienen dificultades para moverse, ayuda mucho que se le facilite el acceso a sus espacios habituales y se hagan lo más cómodo posible para ellos.

ALIMENTACIÓN. La disminución en el nivel de actividad y los cambios en su organismo también se transforman en cambios en sus necesidades nutricionales, por lo que es importante ofrecer una dieta adaptada que les ayude a satisfacer estos nuevos requerimientos. Además como también el envejecimiento provoca pérdida de los sentidos, entre ellos el olfato y el gusto, es necesario que la dieta sea más atractiva para incitarlos a comer.

  • Cuando un perro entra en la vejez necesita básicamente los mismos componentes en su dieta que un perro joven: proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales. Sin embargo, reduce su actividad física, y por lo mismo su ingesta calórica debe disminuir, como también los porcentajes de grasas.
  • Los gatos necesitan el doble de proteínas que los perros. También requieren vitamina A, aunque en cantidades moderadas. Por otro lado, deben tener un balance de ácidos grasos para mantener el pelaje en óptimas condiciones.
  • Si los perros o gatos desarrollan problemas de riñones o hígado, será necesario cambiar el tipo de alimento por una con bajo contenido proteico.